miércoles, 3 de noviembre de 2010

ideas idiotas encadenadas de manera idiota porque tengo ganas de hablar de algo pero no quiero decir nada idiota de más


Tengo una lista de cosas prácticas por hacer, una lista de sueños por cumplir, otra de defectos. El café espera sobre la mesa a que me decida a reaccionar. La limpieza es también terapia emocional aunque siente mejor salir y comprar una falda de tubo. Mi maceta ha dado margaritas blancas y tengo las sillas patas arriba y la ropa por recoger. Ojalá la belleza pudiese salvarnos de todo. Invoco -convoco- a las palabras mágicas. Por favor. Gracias. Ábrete, Sésamo. Y la puerta se abre y, detrás, todo el desorden. Esta camiseta en este cajón, la rebeca para planchar, los libros a las estanterías -¿en qué orden? hoy da igual-, esto es para tirarlo y esto ya no importa, déjalo donde está. Poquito a poquito, ordenando la casa y a mí. ¿Sabes esos rincones donde se van acumulando las cosas que no consigues ubicar? Hoy no me voy a sentar en el suelo a mirar. Las cajas cerradas están cerradas por algo. Almorcé croquetas de mamá. No, deja, eso lo he limpiado ya. Me siento coloquial, artificial, en el sofá. Cuando volví a soñar con él, me trajo las promesas de siempre, y esta vez le dije que sí. Creo que voy a acabar en el infierno, me lo pienso inventar. Mi hermano dice muchas cosas inteligentes sobre la felicidad y yo digo muchas tonterías para compensar. He ganado una hora más de vida. Venga, deja eso ya. Tengo una lista de cosas prácticas por hacer -todavía no he tachado nada-, una lista de sueños por cumplir -clausurada-, otra de defectos -siempre dispuesta a engordar-. Pero vuelvo a pesar sesenta kilos, debe ser felicidad. 

7 comentarios:

Dara Scully dijo...

a mí los tachones de las listas me dan pena.


pd: mi elefante
te deja cosquillas

ariana dijo...

yo ya fracasé en eso de hacer listas, porque ya tenía colección y nunca solucionaba nada, solo tengo listas de frases que me encantan jaja

Félix Hans dijo...

Me encanta la entrada.
Yo también limpio para hacer terapia.
Yo también discuto con mi desorden y nos molestamos el uno al otro.
Yo también me equivicaba queriendo para vivir una hora más. Ahora convivo con el desorden de ideas pero en calma.
Ánimo, suerte.

cuadernodebitacora dijo...

A mi habitación blanca le he prometido que nunca más la usaré para guadar las cosas sin patria, las que esperan una decisión o una acción. Mi habitación blanca es una metáfora de mis indecisiones acumuladas. Cuando alcanzo a ordenarla consigo un armisticio.

¿Cuando llegará la paz?

Juan dijo...

Que bonito sería escribir tan bien como tú, yo puedo pasar días y semanas enteras sin que ninguna palabra aparezca.

Charal dijo...

Me gusto tanto tanto el inicio como el final... =) Esperemos sea felicidad, para ti, que más que nadie la has luchado!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo también tengo listas de sueños clausuradas.... no se puede tener todo en la vida...

Saludos y un abrazo.