martes, 15 de febrero de 2011

into the wild


El domingo, Manolo nos puso Into the wild, una película basada en hechos reales sobre un chico americano que lo deja todo para irse a vivir a la naturaleza. Lo deja todo sin avisar, dona todos sus ahorros y haciendo dedo llega a Alaska, donde pretende encontrar el sentido de la vida. 

La película me encantó, sobretodo la banda sonora y la fotografía, pero me faltó, en todo el proyecto del protagonista, algo que considero fundamental: el amor. Era una opción egoísta, desde el principio. Me cuesta trabajo entender la idea de dejarlo todo únicamente por vivir en soledad. Pero, de todos modos, me tienta lo radical de la decisión. 

Tengo la sensación de que hemos perdido perspectiva. Me da cierto vértigo concebir el camino que ha emprendido el ser humano a lo largo de la historia para verlo a la luz del hoy -mucho más vértigo verlo a la luz del mañana. ¿Qué coño estamos haciendo? En realidad, ¿qué coño hago yo? Y perdonadme el tono ciertamente ordinario que estoy adoptando, pero es que me siento realmente frustrada cuando asumo que mi vida durará unos años y que en ellos no estoy ayudando a que las cosas mejoren para nadie. 

¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Qué sentido tiene todo? ¿Por qué escribo? ¿Por qué no hacerlo? ¿Dónde está la coherencia? ¿Dónde el principio? 

Todos somos conscientes de que cada vez la manzana está más podrida, en todos los sentidos. Aún así estamos cómodos, no nos afecta directamente, nada. Hemos perdido la fe en la capacidad del hombre para hacer las cosas bien. No creemos en Dios. No creemos en héroes. No creemos en nosotros mismos. Y aún así seguimos aquí, sosteniendo la oportunidad entre las manos sin saber si va a explotarnos o no. 

Una vez escuché a mi madre decir que es más fácil hacer felices a los demás de lo que nos pensamos. A lo mejor el secreto está ahí. Yo no paro de preguntármelo. 

4 comentarios:

Gitana ♥ dijo...

que sabia tu madre!
Pareciera que estas por entrar a los treinta niña !
TE ha entrado la crisi existencial de los treinta años ?
Ohhh ... no pienses tanto , igual !
Más delicioso es vivir ,
sin pedirlo , nacimos , sin pedirlo , nos vamos , asi que disfrutemos el viaje y la estadia :)
Un beso

CO dijo...

Eso es lo que tú te crees, pero poquito a poco, tus blog dejan huella...

Anónimo dijo...

no guapa, ni he dejado de creer en mí, ni he dejado de creer en heroes, todos los días me sorprendo encontrando alguno, haciendo vilguerías con la vida. ¿como puedes decir que la manzana está podrida?
alguno tendrá su manzana podrida por el ataque de algún gusano, pero el manzano goza de buena salud. Abre un poco más los ojos, que la vida es bella, bella.

Laura dijo...

Felicidades por pensar y tener la habilidad de escribirlo y transmitirlo con tanta aparente facilidad e inteligencia!
Sigue soñando y escribiéndolo, nosostros estaremos al acecho para no dejar de creer que somos conscientes de lo que vivimos y creemos gracias a la mirada curiosa de quien no ha dejado de creer en él.

Felicidades de nuevo!