viernes, 1 de abril de 2011

martes y sábado


Esta noche soñé que saltaba de un precipicio y, en lugar de caer al vacío, flotaba movida por el viento como una hoja. Mi cuerpo cada vez era más ligero volviéndose poco a poco transparente. Entonces desde la punta de mis dedos, comenzaba a descomponerme en partículas que se iban haciendo invisibles convirtiéndose en aire. Poco a poco desaparecía. No era un sueño angustioso. Había una paz inmensa en desaparecer con la brisa, una paz inmensa en fundirme con todo para comprobar la serenidad de la naturaleza desde lo alto. 

Últimamente me descubro la tirana que fui asustándome las alas. Con una hora menos, esta semana he sido caprichosa, repetitiva, y hasta cruel. A veces uno no es capaz de imaginar de lo que será capaz condicionado por el miedo. Creo que deberíamos medir nuestra cobardía en los quicios de las puertas y poner rayas por los años al lado de nuestros nombres. Mi imaginación me hizo creer en monstruos bajo la cama, mi imaginación construía imágenes en las que mis padres morían, fantaseaba con la pérdida constantemente en mi cabeza infantil.

Muchos días no recuerdo cómo se baja de la cuerda floja. Y entonces, herida de vértigo, despierto los fantasmas olvidándome sus nombres, incapaz de recordar lo que los hacía marchar. Me siento sin domesticar. Intentando impresionar al mundo por mi fortaleza, mi valentía, mi felicidad. Peleándome conmigo, ocultando mis secuelas, dominando mis instintos. Frío vidrio emocional. 

¿Cómo puede haber en el mismo armario ropa de verano y abrigos? ¿Sed y hastío? ¿Valentía y pánico? ¿Cristal y piedras? Música y silencio. Verso y prosa. Temeridad y cobardía. Tila y café. Martes y sábado. 

Creo que pienso demasiado. 

5 comentarios:

cuadernodebitacora dijo...

Me recordaste la canción de Mecano

Aire. soñe por un momento que era aire
Oxigeno, nitrogeno y argón
sin forma definida ni color
fui aire volador...


Creo que pones palabras a tus emociones, que son muchas, para tratar de ordenarlas, comprenderlas, controlarlas y encontrar la coherencia. Tu vive y todo irá encajando ...o no

que largo escribo siempre

Abel Asvir dijo...

yo me enredé con mi cuerda floja,
y se me hizo un nudo corredizo alrededor del cuello
después vino la realidad
y me quito la tierra firme bajo los pies
ahora oscilo colgado de mi dolor
ahorcado con mi propia angustia
no quiero llegar al futuro porque significa perder el presente
detrás de cada punzada descubro una cicatriz nueva
mi cuerpo es un mapa que no lleva a ningún tesoro
la locura se me clava bajo las uñas como astillas de madera
la misma soga que me amarraba a lo real
hoy rodea mis muñecas para que no abra los brazos
quien apago la luz?
quien se llevó el vino?
Quien era el tipo que me sonreía en el espejo?
Soy el arquitecto de mi ruina
El rey de la montaña de basura
El dios de mi pequeño mundo
El dolor exquisito que me atraviesa el cerebro es hoy mi mejor amigo
Ábreme la puerta
Escúpeme la luz del sol
Hazme un camino de migas de pan que me lleve hasta la puerta
Sácame de aquí

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre un placer pasar por tu casa...

Saludos y un abrazo.
Buen fin de semana.

DANI dijo...

Me encanta cuado piensas, ya lo sabes.

Soñarme volando es algo que me quita el sueño.

Besos guapa

Lucía dijo...

Debe ser la temporada de los sueños surrealistas...jeje.

Saludos