jueves, 5 de mayo de 2011

aristóteles, diego y yo


Leo que estamos teleológicamente destinados a la felicidad mientras comparto cuarto de castigo con Diego. Yo estoy allí porque en la sala de profesores hay demasiado jaleo y, al pasar buscando un sitio tranquilo, su concentración me ha invitado a quedarme. Él está allí porque peleó con un compañero y se llevó un buen bocado en el pecho. Noto que se alegra de que me siente con él. 
 -¿No te aburres todo el día solo haciendo deberes en el despacho? -le pregunto cuando hemos pasado un rato en silencio. 
 -No, seño -responde muy serio-, aquí me concentro, en clase a veces me da sueño. 
 -A lo mejor un truco para que no te de sueño en clase -pruebo muy convencida- es que repitas en tu cabeza cada palabra que dice el profesor. 

Nos quedamos los dos en silencio. Diego mira hacia algún lugar perdido y yo me siento estúpida. Me gusta Diego, aunque generalmente me saca de quicio porque es muy muy pesado en clase. Últimamente me he dado cuenta de que sus compañeros no lo quieren demasiado. 
 -Gracias, seño -me dice por fin y muy serio vuelve a sus deberes. 

"Gracias, seño"... Escucho esas palabras muy pocas veces. Me dan ganas de ponerle un diez y darle un abrazo. Vuelvo a los apuntes de filosofía y él me pregunta de vez en cuando alguna duda ortográfica o léxica. Pasamos tres horas juntos trabajando callados. 

Al final vuelvo a casa pensando que Diego está más cerca de su destino teleológico que yo. 

6 comentarios:

soylauraO dijo...

Es que rumbo a la felicidad, Un niño es siempre más sincero; porque no ha sido, su naturaleza, deformada totalmente por la educación.
Él se encontraba feliz y concentrado; mientras la seño estaba buscando refugio.
http://enfugayremolino.blogspot.com
Acompañaré como Nº 67

Locura dijo...

que envidia me dan los niños!!
y tú tb.
yo quiero alumnos!

DANI dijo...

Que tierna eres joder!!

Espero que mi hija encuentre una "seño" así cuando crezca.

Besos enormes

Michelle Durán dijo...

JURO QUE ES LO MÀS LINDO QUE HE LEÌDO EN TODO EL DÍA : ESTAMOS DESTINADOS A LA FELICIDAD . YEY ! .
HAHAHA , SALUDOS.

cuadernodebitacora dijo...

la finalidad de todos es ser felices! Ojalá fuera una meta colectiva no individual.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Todos tenemos un poco de cavernarios...

Saludos y un abrazo.