lunes, 5 de julio de 2010

interrogantes


Leo en un blog que suelo seguir: "a mí me gusta hacerme preguntas" y me quedo paladeando la frase un tiempo, tanto que llega hasta aquí.

De alguna manera, cuando te embarcas en la rutina de la no-pregunta, del no cuestionarte nada y aceptar las cosas tal y como vienen, puedes caer en el error de vivir en una falsa burbuja donde nada ocurre, nada pasa, no hay que elegir. La verdad es que a mí no me gusta hacerme preguntas, más bien me gusta conocer respuestas. Sé que es lo que le gusta a todo el mundo, pero es que tengo muy mal perder.

Estos días con mi madre no ha parado de recordarme mi exceso de imaginación y quizá eso tenga la culpa de que las preguntas me fastidien tanto. Los interrogantes abiertos, las ecuaciones por solucionar, las partidas a medias, las palabras por completar... despiertan de tal manera mi imaginación que soy capaz de crear monstruos del mismo tamaño de los mundos más fantásticos.

Así que "hacerme preguntas" es para mí la peor enfermedad, es tirar de un hilito delgado, delgado, casi con inocencia, casi inocente él, y acabar tirando de cadenas atadas a bufandas atadas a guirnaldas atadas a sogas atadas a... como en esa escena de en la que Chihiro salva al espíritu en los baños -tengo que volver a ver esa película-.

Por eso, a mí no me gusta hacerme preguntas, pero a la vez me preocupa no hacérmelas porque... ¿y si debajo de tanta basura se esconde el espíritu que me regala las magníficas piedras que salvan al cometodo?

(qué ganas de tumbarme al sol, de leer y de apagar esta imaginación o enfocarla a cuentos bonitos)

5 comentarios:

polar_y_otro dijo...

Yo siempre me estoy haciendo preguntas...

Vagamundo dijo...

Muy buena reflexión.. la clave no está en las respuestas sino en las preguntas correctas.

Que por cierto, no son incompatibles con una toalla, unas gafas de sol y un bikini.

Rizar el rizo dijo...

Siempre hay que saber cuál es el momento de hacernos preguntas, hay ocasiones en que no seríamos capaces de contestarnos qué hora es. Te sigo

Lucía dijo...

Después de tanto tiempo, estoy aquí, de regreso... provocando las mismas sensaciones de ternura .

Un beso .

Roberto dijo...

me tumbo a tu lado a leer, a dejarme transcurrir como decía Pessoa...siempre certera

hoy no quiero preguntas...mañana será otro día

un beso