jueves, 18 de febrero de 2010

frente al diluvio: Sinatra


Cuando no para de llover, sólo puede escucharse a Sinatra. No me preguntes por qué, pero entonces, tarareando por la calle, abrazada por mi abrigo, bajo mi paraguas morado con lunares blancos, me siento la persona más afortunada del mundo.

Saltar charcos es tener la oportunidad de bailar y mis pies se van moviendo como si todavía tuviese cinco años y estuviese jugando, como Lucía cuando escucha a algún músico en la calle y no duda en entrecerrar los ojos y girar.

La música lo inunda todo, llega al mundo a través de mí, una banda sonora perfecta para el chaparrón interminable que amenaza con cazarme y llenarme las botas de lluvia. Son espejos las baldosas rotas de un suelo de mármol imaginario. Nunca anduve bajo la lluvia con zapatos de salón, pero en este momento, probaría la experiencia también con un vestido largo, a la caza de un resfriado con swing.

“I’ve got you under my skin” me acompaña acompasándome el andar y la trompeta me conquista el corazón.

¡Que alguien me saque a bailar, por favor!

Y entonces, sonriendo, en la calle vacía, pienso: “qué diablos”, y bailo sola yo.

3 comentarios:

Peter Pan dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=iauMgibgtzE

La sonrisa de Hiperión dijo...

Viernes y paseando por tus letras... Un placer venir a estar atento a tus cosillas... tu universo...

Saludos y un abrazo.

Antonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.