jueves, 11 de marzo de 2010

jueves


Prosiguió así el curso de sus pensamientos: "Creí ser rico al poseer una flor única en su especie, y no se trata más que de un ejemplar ordinario. La rosa y tres volcanes que no pasan de mis rodillas, de los cuales uno esté quizá apagado para siempre. Verdaderamente..., no soy un gran príncipe". Se extendió sobre la hierba y lloró. (El Principito)

Hoy toca leer este capítulo con mis alumnos de la ESPA. Cuando repasaba el texto me quedé ronroneando este último párrafo.

Siempre me he sentido identificada con la flor del cuento, soy así de caprichosa, teatral y dramática. No lo puedo remediar, me gusta sentirme única.

Me da pena el Principito, descubriendo que todo lo que valora, para muchos sería poca cosa, pero también me da envidia que haya tardado tanto en descubrirlo. Yo quiero tardar en descubrirlo todo, seguir mirando con ojos de niño los minutos que se me reparten al comenzar el día y sentarme en la hierba y reír, reír, reír imaginándome vencedora de todas las guerras.

Hoy decidí salir a ganar. Era incapaz de recordar el sueño y, entre las mantas, no conseguía alcanzar nada, me ha costado despertar y eso es una buena señal.

Paseo, hace sol, el ruido de secador me deja amodorrada y cazo para Lucía unos detalles de princesa, compro sombra de ojos y saludo al pasar.

Es jueves.

Drexler canta.

Se me acaba la paciencia, tengo que sembrar más.

5 comentarios:

Roberto dijo...

Si Drexler cata estás a salvo...

eres única, diferente y especial, no tengas dudas de eso

un beso

Roberto dijo...

ya estoy con mis correcciones...
"canta" quería decir "canta"..je

pues otro beso

Damatista dijo...

Te voy a seguir porque me has gustado :) un beso!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mira a otra, como a mí, que nos gusta Drexler...

Saludos y un abrazo enorme.

Charal dijo...

Calma, todo está en calma... (8) =)
Quiero releer el principito, hace años que no lo hago y el alma me pide a gritos algo que me curé, tú que dices?

Besos!