domingo, 29 de noviembre de 2009

primer domingo de adviento



Hace algunos años, a mi madre le regalaron un calendario de adviento que, en lugar de tener regalitos o chocolatinas, contenía propósitos para cada día. Recuerdo irme a la universidad pensando cómo poder practicar aquel valor que decía el calendario. Pero después de aquella navidad, lo perdimos y, desde entonces, todos los advientos lo echo de menos.

Al encender en mi casa la primera vela del adviento hoy, me acordé de aquel calendario y salté rápidamente a buscar en internet. Quizá sea porque este año me aterroriza el hecho de que se acerque la navidad, siento más deseos de estar preparada. De preparar mi corazón para dar valor sólo a lo importante.

En internet encontré algunos modelos para utilizar en familia, pero no me terminaban de convencer, así que al final decidí hacer mi propio calendario de propósitos. ¿Qué necesito trabajar? ¿Qué quiero preparar?

En mi libreta de tomar notas junto al ordenador, comencé a escribir con mi bolígrafo celeste. Después de unas cuantas vueltas, de unas cuantas dudas y de algún que otro propósito que se me quedaba sin trabajar, terminé mi lista.

Ya la tengo de fondo de pantalla aunque las letras se vean pequeñas, sólo espero ser capaz de profundizar un poco, ser coherente, en lugar de pasarme estos días dejándome llevar por el nuevo espíritu de la navidad –el de gastarse todo el sueldo en tonterías-.

3 comentarios:

FeoMontes dijo...

Fíjate que, con lo alejado que ando de Dios, me acabo de imprimir este calendario para ponerlo en mi taquilla.

Echo de menos sentir que hay alguien grande que me ama, me escucha y me perdona. Pero que, sobre todo, me comprende.

Desde que no lo siento conmigo, me resulta más difícil caminar. Pero qué más quisiera yo... no lo siento.

Un día de estos te mandaré la letra de una canción que hice acerca de ese sentimiento. Por ahora me quedo con este calendario. Muchas gracias.

¿Te digo un secreto?: No sabes las ganas que tengo de conocerte; bueno, sí lo sabrás, algún pajarito te lo habrá dicho, supongo.

Cuídate

Israel Jesús dijo...

Me encanta, de hecho en cuanto lo leí te lo tomé prestado para mi fondo de pantalla.

Mi sorpresa ha sido cuando me ha llegado al correo después de pasar por al menos dos manos...

Interésate por los demás.

Besitos!

Anónimo dijo...

Pues la verdad es que he llegado aquí buscando una plantilla de calendario de adviento para preparar uno con fotos de mi peque...qué curioso, este es el primer año que me apetece celebrar la Navidad desde "antes", de hecho, es la primera que me apetece celebrarla. Este enano me está cambiando muchas cosas

Aunque mi sensibilidad está muy alejada de los cánones religiosos, muchos de los "deberes" que te pusiste podíamos aplicarlos todos, no?.... Empezaré por dar las gracias