viernes, 20 de agosto de 2010

dos citas



Amarse de igual a igual: esto es quizá lo más difícil que nos ha sido encomendado, la tarea suprema, la prueba y el examen últimos, el trabajo para el que cualquier otro trabajo es sólo preparación. (Rilke)

-Tal vez -pensó Francie- no me quiera tanto como a Neeley. Pero me necesita más que a él y quién sabe si ser necesitado no es casi tan bueno como ser querido. Quizá sea mejor.(Betty Smith)


Son dos citas que llevan dando vueltas en mi cabeza todo el día. Creo que nunca he amado de igual a igual y siempre pensé que no quería que nadie me necesitara... Ahora no sé qué pensar.


5 comentarios:

Charal dijo...

Yo leí una vez que el mejor regalo que se puede dar a la persona que amas es el que no te necesite, que no te necesite para nada... u.u
Ahora, lo de amar de igual a igual... Jum me parece que lo hacemos a la justa medida mientras el corazón se sienta completo! ... Siempre es un peligro querer de más =/

Cariños desde mi habitación! =)

cuadernodebitacora dijo...

Ayer, en la plaza de la Catedral de Cádiz vi a una chica en una terraza que era igual que tú (bueno la imagen que me he hecho viendo tus fotos). Me armé de valor para preguntarle, pero cuando salí del bar ya se había ido.
Su piel era blanquita, eso me hizo dudar, a ti te gusta la playa.

Sé que un día te veré. Ese día te diré: Hola, tu eres Aire??

oMNiBuS DuBiTaNDuM dijo...

que alguien te necesite es demasiada responsabilidad como para que sea amor.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amar de igual a igual... En el lenguaje poético, está precioso... pero realmente, no hay quien se lo crea...

Saludos y un abrazo

Vagamundo dijo...

Pues piensa que los años pasan, que las cosas cambian y las ideas pueden cambiar.
Replantearse las convicciones, o ser convencidos a palos por la vida misma... Eso es lo que nos pasa.