viernes, 6 de agosto de 2010

símbolos


Anoche se cayó al suelo el cuadro de las cerezas. Se hizo añicos, sonó a catástrofe. Parecía que se había roto el mundo y era sólo un cuadro más con la foto de mi sonrisa junto al mar, con pendientes de cereza. Soy un poco difícil, me gustan los símbolos. Es el segundo cristal que se rompe en esta casa. Últimamente todo el tiempo pierdo mi nombre. Algo está cambiando y recoger los añicos con los dedos me produce una tristeza tonta de trasfondo metafórico e inconexo. Recuerdo una navidad, una vieja disposición de mi dormitorio, recuerdo a Juan, un suelo de parqué, un tejado y un ciprés. Qué idiotez... Pero comprendo cosas. 

La tentación de dejar vacía la pared es grande, como ha sido la tentación de dejar los cristales donde estaban. ¿Qué ocurre? Hay eco en el fondo de mi estómago, hay promesas en mis caderas... Soplan aires de cambio en las fronteras de mi cobardía.

Mejor pasaré la aspiradora, recogeré la ropa tendida, corregiré los ejercicios de fonética y cocinaré como una buena chica. 

4 comentarios:

Maat dijo...

Interesante.
Creo que deberias de ocupar ese hueco vacio en la pared con otra hermosa foto tuya...

Saludos!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Quizás sea que no es bueno, ser una buena chica. Que siempre nos falta una mordisco no dado, pero que cura todas las torsiones incrolodas de lo que uno siente. Quizás la vida, que sea así, como es la vida. Tan complicada como es, vivirla a pleno rendimiento. Pero amiga, quizás, sólo sean cristales rotos...


Saludos y un abrazo.

Vagamundo dijo...

Se ha roto el marco, no la foto. La esencia sigue intacta. Podría sacarse de eso una buena metáfora.
En una novela de Baricco (Novecento) había una bonita reflexión sobre el motivo por el que un cuadro, de repente, un día, una hora, un minuto, se descuelga del clavo y se cae.

cuadernodebitacora dijo...

Letra de Berlin de Coque Malla (imprescindible escucharla)http://coquemalla.es/main/?p=1688

Hoy voy a empezar a construir la casa donde estaré
para toda la vida
voy a recorrer esta ciudad voy a llegar hasta el mar,
el mar me cura la herida, y voy a saltar voy a nadar hasta otro lugar
para toda la vida.

Veo la pared, donde colgué las fotos que acomodé
durante toda la vida
no reconozco a nadie sin embargo cuando pienso que eran rostros que ayer
eran toda mi vida
sé que ya no estoy y que no quiero mirar la pared
nunca más en la vida.

Hoy voy a empezar a construir la casa donde estaré
para toda la vida
voy a recorrer esta ciudad, voy a quedarme en Berlín
para toda la vida.