viernes, 27 de agosto de 2010

gustos y disgustos de un viernes cualquiera


No me gusta abrir latas de refrescos, ni el desorden de los demás. No me gusta que el vaso con hielo tenga agua si voy a echar el café. No me gusta que se sienten en mi cama en verano. No me gusta que la soltería me relegue a presa y me obligue a romper un corazón para hacer un amigo. No me gusta que la comida se eche a perder en el frigorífico, que lean por encima de mi hombro, ni los mosquitos que me comen los tobillos. No me gusta descubrir que mi cuerpo lleva un ritmo paralelo al del corazón y la razón, que el deseo sea ingobernable o no correspondido. No me gusta que la crema me deje la piel pegajosa, que abran la cortina de la ducha por el sitio equivocado. 

Me gusta estirarme en la cama para luego hacerme un ovillo. Me gusta sentarme por la tarde, recién salida de la ducha, con todas las ventanas abiertas a escribir estas tonterías. Me gusta que me cuiden con detalles pequeños como acariciarme la piel en un gesto pretendidamente inocente, que me despierte una canción como idea en mi cabeza, el silencio. Me gusta estar sentada con alguien y que no haga falta hablar para entendernos. Me gusta el yogur griego con fruta y cereales, que se me quede la piel llena de sal y quitarme la arena de las piernas. Me gusta descubrir un verso con el que pensarte e imaginar que tú lo sabes. 

Me da igual que me digan lo que me conviene, lo que debo hacer, lo que parecía, lo que no está bien, lo que se espera de mí, lo que no me pega. Pero no me dan igual demasiadas cosas como para conciliar a la primera el sueño.

3 comentarios:

polar_y_otro dijo...

Seguro que te gusta también este hombre (cantando, claro xD)
http://www.youtube.com/watch?v=Jl1x_3pogJI

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tu eres tú, te parece poco? Y al que no le guste... que se baje del burro y beba agua.

Saludos y un abrazo.

Rizar el rizo dijo...

Yo soy otro de los que le cuesta conciliar el sueño aunque todavia no se si es por las cosas que no me gustan.