domingo, 22 de agosto de 2010

música

Mi relación con la música siempre ha sido un poco obsesiva, quiero decir, cuando escucho un nuevo disco que me gusta, se pasa sonando en mi casa horas, días, semanas y meses, hasta que llega otro trabajo que lo desplanta. Así que puedo decir sin enrojecer demasiado, que tengo una honda incultura musical. 

Si, por ejemplo, un amigo me hablaba bien de un grupo y al oírlo me encandilaba, olvidaba el resto de canciones que había escuchado jamás y me dedicaba por completo a esos nuevos temas. Cualquier género puede engatusarme de esa manera. Sonará a tontería, pero necesito haber vivido lo que cuenta cada una de las canciones para poder decir que he superado ese disco. 

Intwine estudiaba conmigo en la biblioteca y dio sonido al chico del jersey rojo. Quique González fue mi amante en las madrugadas. Silvio puso música a mis deseos más secretos. Breaking Benjamin llegó para acompañarme cuando hacía frío y estaba enfadada. Elena Bugedo y Fede Comín pusieron letra a cada uno de nuestros encuentros y desencuentros. Y Diego Cantero, ahora Funambulista, viajó conmigo al norte para sembrar mi corazón de esperanza. 

Son sólo una pequeña muestra para contar que ayer, por primera vez, escuché en directo Funambulista. Únicamente puedo decir que hacía tanto calor que estuve a punto de convertirme en amante, aunque me resistí lo suficiente como para escuchar sólo luz y sentir vértigo al tenerte a mi lado. Pero todo el calor merecía la pena por el hecho de estar allí, entre esas pocas canciones, bailando con vosotros, conociendo por fin a Ana -aunque poquito rato-, respirando de alguna manera de nuevo el aire del Cantábrico. 

Y quizá por eso tuve que decírselo, quizá por eso encontré valentía para confesarle todas las veces que había viajado conmigo, cómo había hecho sonido dos mudanzas. Quizá también por eso Diego se hizo pequeño cuando me escuchaba. 

Música, música, música... tentación continua para mi imaginación sin banda sonora. 

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y entonces, con la lista de intérpretes que nos has dejado, a que llamas tú incultura musical??? jajaja

Saludos y un abrazo.