sábado, 17 de abril de 2010

perpleja


Después de haber vivido toda mi vida en pareja, no podía ni imaginar las cosas absurdas que me podían pasar llegada la soltería. Creo que la frase "la realidad supera la ficción", puede servirme perfectamente en este caso.

He hecho muchos descubrimientos, y creo que haré muchos más, entre ellos podría señalar que los italianos son peligrosos, de verdad, pero también aceptan más rápido una derrota. Por otra parte, el lenguaje de la seducción es totalmente desconocido para mí y cuando creo que he pasado una agradable velada hablando de literatura he estado, sin quererlo, abonando un terreno que no estoy dispuesta a dejar sembrar. Me siento anticuada cuando descubro que una mujer me hace ciertas propuestas. Pero creo que tengo un record guiness en abrir con velocidad la puerta de mi casa para marcar las distancias. Y cualquier sitio es bueno para hacer una intentona, hasta la iglesia. Definitivamente hay muchas cosas que no entiendo, se me escapan sin más. Si soy simpática me toman por tonta y si soy fría resulto interesante.

Cuando me llama Rubén para hacer tiempo, acabamos los dos a carcajadas mientras le voy contando los absurdos momentos de los que he sido protagonista sin proponérmelo. Creo que no soy lo suficientemente práctica, ese es el problema.

Pero es que me resulta absurdo, torpe, ridículo y no lo entiendo.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si tu desconoces ese lenguaje, cójete de mi mano... porque yo a este ritmo ligo menos que un mueble-bar...
jajajaja


Saludos y un abrazo enorme.