jueves, 3 de junio de 2010

y Lobo acabó como se acaba todo (a veces)


Aunque cuando me propuse terminar la novela, que se me había quedado cogiendo polvo y aburrimiento en un cajón, no me tomé en serio a mí misma, finalmente hoy he acabado de corregir y puedo decir con una amplia sonrisa: "ya está".

Al poner el último punto, se evapora esa sensación de ser invencible, de estar en posesión del bien y del mal. Al poner el punto y final se despiertan todas las dudas. A veces hay que dejar las historias terminadas durmiendo un invierno para que puedan funcionar, aunque sé que más de uno me la va a reclamar en cuanto tengan la oportunidad. (Sonrío) Eso me hace sentir millonaria. ¡Gracias a todos los que habéis aguantado mi mal humor estos meses, mis nervios, mis desplantes y mi falta de atención!

Gracias Antonio y Antonia por leer con hambre los primeros capítulos, exigiendo siempre más y animándome de ese modo a continuar. Gracias Luis por toda la ayuda inestimable con las fechas, los datos históricos y con el nombre de mi protagonista. Gracias Nacho por encontrar un trabajo y así dejarme tiempo libre para dedicar a la novela. Gracias Javi, sin ti no existiría esta historia, tu conversación aquella navidad hace dos años fue fundamental para que naciese Lobo. Gracias, familia, por los ánimos, la paciencia, por esperar emocionados a que esto acabase y por las llamadas interesadas en cómo iba el proceso. Gracias Marta por soportar que, durante tu visita, me perdiese en las palabras en lugar de perderme en ti. Gracias Juan, Leticia, Pedro y Claudia por perdonarme las faltas, la inconstancia y los nervios de las últimas semanas. Gracias Sarah, Chelo, María José e Inma por preguntar, darme codazos y llamarme bicho raro cuando sentía la tentación de abandonar una de nuestras noches de tapas por terminar un capítulo. Gracias también a los lectores que han aguantado que les hablase de este proyecto cuando querían escuchar hablar de Los Cines Somnios. ¿Qué se le va a hacer? Gracias a todos los que, de una u otra manera, habéis dicho "me gusta" cada vez que yo hablaba de escribir, corregir, gritar y tachar.

Estas cosas, al final, por mucho que una se crea inquebrantable, no las sé hacer sola.

¡¡Cri, cri, cri, cri!! ¿Escucháis mis grillos cantar? ¡Y al final es definitivo, viviré junto al mar!


4 comentarios:

Antonia dijo...

Campeonaaaaaaaaaaaaaa,
he aquí tu segunda publicación, ya verás.
Gracias a ti por darme el privilegio de ser la primera lectora de tu libro. Ahora solo me falta saber como acaba ;)

polar_y_otro dijo...

Quiero leerlo. Vas a publicarlo?
Hay alguna forma de que pueda leerlo?

Charal dijo...

Me gusta lo que lo por aquí =)

Mela dijo...

Enhorabuena ... me parece todo un reto! Me decido a seguirte! Muacc