lunes, 17 de mayo de 2010

de vuelta


Regresar del mar tiene siempre una crueldad sencilla que no soporto.

2 comentarios:

Maat dijo...

¿Y porque regresar?Quedarse en el es mejor.

Vagamundo dijo...

Soy de raíces más que de agallas, pero ser mediterráneo y vivir de espaldas al mar, es verdad, deja estelas crueles de melancolía.

Un saludo