viernes, 7 de mayo de 2010

una pesadilla menos


Sueño demasiado, y ahora no estoy hablando de mis terribles idearios de fantasía con los que me construyo conversaciones, situaciones, posibilidades o ruinas. Sueño demasiado por las noches.

Dicen que eso significa que no duermo bien, que no estoy descansando, pero también que el recuerdo se entrena y puede tener parte de culpa. A mí me dan igual las explicaciones, a mí me gusta soñar porque se convierte en una fuente de inspiración constante y porque así he vivido en el mar, he viajado a la China, he conocido a mis hijos y he volado sobre los tejados de las casas.

Hace un año que vengo teniendo la misma pesadilla. Se repite casi todas las noches o, por lo menos, todas las semanas. En ella simplemente no puedo hablar, estoy absolutamente muda de palabra y de emoción. No puedo hablar, no puedo explicarme y me veo arrastrada a una elección que no quiero hacer. Al principio me despertaba con el corazón disparado y emergía la catástrofe y todo lo demás. Con el tiempo me he ido acostumbrando a esa repetición constante, de modo que ya ni tan siquiera me desvelaba durante la noche y, por la mañana, sólo era un sueño más de entre todos los que había vivido entre las sábanas.

Hoy ha sido diferente. Por fin podía hablar. Por fin podía explicar tantas cosas... Y no me importaba lo que pudiesen pensar de lo que decía, no me importaba nada que sus ceños se frunciesen, que me llamasen desagradecida, loca... que no pudiesen en su simplicidad comprender este ansia de vida, de libertad que me anida en el pecho. No me importaba, yo decía lo que tenía que decir, me ponía mi mejor bikini y me iba a la playa.


4 comentarios:

Patisan dijo...

qué bueno cuando la pesadilla desaparece y se liberan las emociones!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las pesadillas son todas para mandarlas al carajo!


Saludos y un abrazo!

Nogard dijo...

;) Una pesadilla menos...
Sea lo que haya significado... ya la pasaste ;)

Roberto dijo...

te vas alejando de la sombra...

yo sueño sin parar también. Es más, hace unos años me entrené y todo con un libro de ejercicios para soñar..de locos, pero muy divertido y creativo

un beso