jueves, 20 de mayo de 2010

felicidades por dos cumpleaños

En primer lugar, quiero felicitar a mi sis: Ana, porque hoy, aunque le pese, es su cumpleaños. Y para hacerlo quiero recordar cierto momento de nuestra historia en el que nos vimos de pronto en una gasolinera llena de hombres que volvían del campo y no sabíamos cómo se le echaba gasolina a un coche. Ana, por aquel entonces, se agobió como ella sola puede hacerlo y comenzó a temblar dentro del coche -no lo niegues, querida-: "qué horror, ¿ahora qué hacemos?" y cosas así se escapaban entre sus dientes. Yo la miré muy seria cuando detuvimos el coche:
-Voy a enseñarte una lección -le dije con gravedad-, hoy vas a descubrir cómo ser una chica tonta.
Y así, me bajé del coche y con inocencia superficial, pedí ayuda al gasolinero, que detuvo por completo su actividad y la de todos los demás, para atendernos. Todavía recuerdo las carcajadas que dábamos en el coche de vuelta. Ana no daba crédito, pero desde entonces hasta hoy ha pasado mucho el tiempo y, a veces, siento que ha perfeccionado la tontura y la femmefatalidad hasta extremos insospechados, por eso, querida, te cedo la corona: ¡¡Felicidades!!
diploma ana
En segundo lugar, también es el cumpleaños de Nacho y, aunque no nos conozcamos, llevamos seis años regalándonos absolutamente lo mismo. Así que no quiero romper con esta tradición. Supongo que la idea se le ocurrió a él, porque es el que tiene la inventiva para las propuestas descabelladas –la mejor noche de tu vida, los minutos sin censura, los besos para las declaraciones, el robar besos a desconocidos…-, pero como siempre me tienta, pues en algún momento cedí.
Y aquí me encuentro hoy, repitiendo lo de todos los años, rano, ¿qué deseo puedo hacerte realidad?
regalo nacho

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Felicidades pues...


Saludos y un abrazo