jueves, 20 de mayo de 2010

López Aguayo



Hoy no iba a actualizar, porque tengo un humor de perros que no se sacia ni con chucherías, ni con mimos, ni con café.

Pero trasteando por aquí, vi un nuevo seguidor del blog y, cuando me puse a curiosear, era Rocío. Soléis ser desconocidos en mi mundo de verdad, pero al entrar en el perfil de Rocío, he descubierto -como siguiendo un hilo tonto- hasta dónde me llevaba. Hasta Jose Luis, lógicamente.

Hasta José Luis López Aguayo que, además de ser una de las personas a las que más quiero sin remedio y aunque nunca pueda verlo, es un fotógrafo increíble al que me estoy perdiendo. ¡Gracias, Rocío por pasar por aquí! Os pienso mucho.

Y como no podía ser de otra manera, les he robado, a los dos, la fotografía con la que acompaño este torpe texto, titulada muy oportunamente: "Para Rocío".


José, ¿me das cita para una sesión?

1 comentario:

Rocío dijo...

Gracias por la entranda, te sigo siempre, aunque José Luis te sigue desde antes que yo (mira en tus seguidores).

Un abrazo y espero que nos veamos muy pronto.

PD: José no hace fotos ahora, pero en verano seguro que te hace un hueco.